Kiwis: aterrizando en un país extraño

Si, kiwis. Voy a contar un poquito, resumido, lo vivido desde que llegué hasta que deje de juntar kiwis.
Brevemente,
espero.

Viernes 17 de Marzo de 2017, me bajo del avión.
Lo primero que noto es que es todo muy bonito, muy decorado, muy limpio. Los autos muy caros. La gente muy amable. Todos son kiwis: las personas, la fruta, el pájaro que no sabe volar.
Lo segundo que noto es que no entiendo un carajo – sí, no costó mucho empezar a escribir como el culo. Noto que me olvidé mi conocimiento del Inglés en casa, porque a pesar de haber estudiado el idioma durante 11 años me siento más inútil que Fernet sin Coca. De golpe todo el mundo habla en Klingon y, como si fuera poco, esperan una respuesta apropiada.

Misión Imposible.

Recuperar mi mochila, cambiar dólares, tomarme un bondi con un colectivero chino que sabe menos inglés que yo. Todo es interesante cuando recurrís al lenguaje de señas.

Después de unos 5 minutos comprendo el dialecto del chofer y me tomo el bondi correcto, pidiéndole que por favor me avise cuando tengo que bajarme en la dirección del hostel que le indico. Él acepta amablemente el pedido, y comienza el paseo en el TALP primermundista. Después de unos 45 minutos y al grito de “Última parada”… si señores, ¡me bajo en el lugar incorrecto! Específicamente, en el centro de Auckland a las 5 am. Tratando de evitar pensar en el colectivero hijo de puta amable que no me avisó (y que seguro era argentino), junto fuerzas y decido caminar un poco. A las 5 a.m. Me llamó poderosamente la atención que hay cero chances de que me afanen en este país, después de vivir 24 años en Sudamérica estas un poco curtido y la calle acá es un parque de diversiones. Como nuestro querido Mauri lo desearía…

Entonces, ya que estoy acá y no en el hostel trato de ser algo productivo. ¿Qué tengo que hacer? Ir al banco, abrir una cuenta, y deposi…
Los bancos abren a las 9, Manuel.
Son las 6, Manuel.
Bueno, a esperar.

Me siento frente al banco como un vagabundo (no había visto ninguno hasta ahora) espero durante 3 horas, y decido entrar. ¿Y entonces? No puedo abrir la cuenta porque necesito un comprobante de que estoy parando en algún lado – traducción: que no soy un vagabundo. ¿Y entonces cómo debo proceder mi querida amiga? ¿Tengo que ir hasta el hostel a buscarlo?

Que colectivero hijo de puta.

Caminando hasta el hostel, todo marcha BIEN. Consigo el comprobante, vuelvo al banco, abro la cuenta del banco EN EL DIA (algo para aprender de este país, la burocracia apesta y ellos lo saben), y vuelvo al hostel. En los próximos 2 dias, fin de semana, me tiro descansar en el hostel en contra de mi voluntad porque me engripé como un boludo cuando vagabundee esperando la apertura del banco.

El lunes próximo me despierto (jetlag) motivado a irme de Auckland con la intención de buscar un laburo y a las 4.30 am decido irme caminando hasta la terminal micros. Llego a la misma y saco un pasaje para Tauranga, y todavía no se por qué.
Algo me decía que vaya a Tauranga a juntar kiwis.

Y ahora viene lo interesante: en el micro conozco un yorugua y me cuenta que tiene una entrevista laboral, para juntar kiwis, en Te Puke. Que va a alquilar un auto. Y me dice si quiero alquilamos a medias y vamos a la entrevista…

PERO MAS BIEN PAPA. Porque lo correcto es 5 minutos de después de conocer a alguien subirte a un auto con el. Más aún si es una camioneta blanca sin vidrios y te ofrecen caramelos. Aprendan niños.

Nota al margen: Manejar por la izquierda es una aventura magnifica, es muy fácil pero hasta que tu cabeza entiende como es la cuestión es mas difícil que pilotear un helicóptero de combate.

Cuando llego a la entrevista saco de la galera toda mi caraduréz sudaca, porque claramente nadie me invitó a esa entrevista y no tenia un contrato. Pero el tipo muy piola se dió cuenta que si estoy ahí es para laburar y me invitó a ser parte de su séquito de esclavos que laburan por el mínimo para ser felices. Juntando Kiwis. Le dije que si, y los primeros 3 meses de este viaje son historia.

Historia porque no voy a ponerme a contar la cantidad de Kiwis que juntamos.
O si?

Bueno en la temporada de kiwis juntamos durante 3 meses algo de 6000 y pico cajones, cada cajon son 300 kilos. Hagan la cuenta.

Si no quieren hacer las cuentas, se saca un aproximado de entre 2 y 3 toneladas de kiwis.
Por día.
Por persona.
🙂

Pero fuí muy feliz y conocí mucha gente genial y no lo haría de nuevo pero quizás lo haga de nuevo el año que viene porque soy un boludo.

Algunas fotos de la picking season:

El guri que me cruze en dicho bondi
La banda que junto más kiwis en el viejo Te Puke
Kiwis. Kiwis.
Descargame la bolsa papa
Los que no faltaron a colgarse la bolsa ni un día

7 Replies to “Kiwis: aterrizando en un país extraño”

    1. Depende.

      El kiwi “green” (también conocido como “kiwi” porque nunca supimos que había varios tipos) es el que conseguís en la verdulería de barrio. Tiene gusto a kiwi, pero un poco mas dulzón.

      El kiwi “gold” es un manjar regalado a la humanidad por la mismísima Afrodita, hace un par de años. Dicen que si comes 200 vas a obtener la fuerza del mismísimo Hércules.
      Y lo mejor de todo es que no te da cagadera como el kiwi común.

  1. Querido Manu:
    Apenas me lo contara tu padre, procedí a leer y releer tus atrapantes posts, sobre tus vivencias en aquellas tierras. Si bien estamos hoy en latitudes parecidas, yo unos 6 grados más abajo, el contraste de la naturaleza árida por aquí y luminosa por allí me hacen envidiarte bastante. Recuerdo que estando en la Polinesia, un tipo del aeropuerto de Tahiti rejuntaba pasajeros gritando – ¡Qantas , Qantas for New Zeland!, desde entonces ese por ahora tu espacio temporal fue algo pendiente. Que quede claro, ¡¡ si te envidio carajo!!.
    Me encanta tu estilo de escritura, fresco, espontáneo e irónico (modelo Ernesto). En cuanto a escribir, espero no pierdas la costumbre. Yo lo he hecho toda mi vida y funciona a veces para los demás, pero sobre todo para uno mismo. Sirve para externalizar tus vivencias y funciona fantástico como terapia “senza professionale”.
    He recorrido con el G. Earth cada lugar que describes, las rutas, el irrecomendable Backpackers (aparece pintado de blanco)con su puta dueña y he estado estacionado en la puerta del camping Te Puke Holiday Park gracias al Street view. Y si, he estado esperando, gracias a vos, en el East Cape “el primer amanecer de Nueva Zelanda”.
    Con tiempo trata de organizar, fijar y evaluar tus “proyectos inconclusos”. Yo siempre digo que todos tenemos un arcón donde guardamos los sueños no paridos y nunca es tarde para abrirlo y hacerlos realidad.
    Me ha hecho muy bien saber de vos de esta manera y si bien llevo casi 38 años fuera de La Plata, tus vivencias me hacen muy feliz y también lo veo reflejado en tus viejos, porque sé que para los padres cuando los hijos parten, sentimos como si estuviéramos dando examen y el mundo fuera el examinador. Aprobado Manu querido, solo se trata de, en definitiva, ser buena gente… Cuidate mucho y mucha suerte. Con la magia de los husos horarios que hacen que mi hoy sea tu ayer, te mando un abrazo y un beso.Te quiere. Guillermo

    1. Querido Tío:

      Cada varios días entro al sitio a leer los mensajes, aunque para ser sincero termina siendo para borrar toneladas de Spam. Hoy en la catarata de mensajes que promocionan zapatillas baratas o bitcoins a un precio descomunal encontré el tuyo, y me sacó un sonrisón.

      El viejo me ha contado de tus aventuras y los cientos de proyectos que emprendiste! Que sepas que todo eso ayudó también a poder decir por una vez “al carajo” e irme a viajar. También tengo un arcón, pero está rebalsando de proyectos… me parece que debería conseguir uno un poquito más grande.

      Esto de escribir es nuevo para mí, leo desde que tengo memoria pero por primera vez me puse en el rol contrario. Y que funciona como terapia, funciona.

      Me alegra mucho leerte, hoy un poco mas lejos que de costumbre. Más alla de la distancia se que tengo un tío por allá que logró toda clase de “locuras” en el sur argentino. Que dicho sea de paso, si el día de mañana puedo viajar en mi país será hacia ese árido destino.

      Un abrazo muy grande tío! Te quiero mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published.